Un nuevo Jesus Movement

Texto de Mónica Rubio:

Si miramos un poco hacia atrás y observamos la historia, podremos encontrar muchos momentos en los que el Espíritu Santo trajo tiempos de avivamiento alrededor del mundo. Dentro de los más cercanos a nuestro tiempo está el llamado Jesus Movement; un despertar espiritual importante que dejó como resultado muchos cambios en la iglesia cristiana y que, de hecho, hoy en día, seguimos viviendo y practicando.

Lo curioso de este avivamiento es cómo nació. Como ya lo sabemos, hacia la década de los años 60’s y 70’s comenzaron a aparecer los denominados hippies que no eran más que jóvenes que se cansaron de un sistema de valores decadente y que intentaron vivir de una manera diferente, de darle sentido y valor a la vida, pero que tristemente lo hicieron de la manera equivocada y eso les llevó a una decadencia moral, emocional y física, que marcó un hito importante en esa generación.
En el auge de esta época es que algunos de estos hippies tienen un encuentro con Cristo, su vida es transformada en su interior y luego de unirse a una iglesia, en compañía de su pastor, comienzan a ser respuesta a un sinnúmero de jóvenes totalmente destruidos por las drogas, el alcohol y las prácticas inmorales, que engañados por una aparente vida diferente y el deseo de tener un propósito, fueron destrozados y arruinados por completo.
Dos de los pioneros de este movimiento fueron Ted y Elizabeth Wise, quienes experimentaron la vida hippie, las drogas, infidelidad, inmoralidad, maltrato físico y emocional, y vivieron la decepción de la falsa libertad que aparentaba ese estilo de vida, casi hasta su propia destrucción. Un día Elizabeth, quien había crecido en una familia cristiana, decidió asistir a una iglesia bautista de su localidad. Fue tan notorio y evidente el cambio que estaba viviendo que muy pronto su esposo Ted se unió a ella. Allí él experimentó la presencia de Dios y su vida cambió radicalmente.
Aquel pastor que valientemente fue sensible a la voz del Espíritu Santo y acogió a estos hippies en su iglesia, muy seguramente no la tuvo fácil. En una época de tradición tan arraigada en la iglesia, donde no había lugar para el cambio, era inconcebible que los hippies hicieran parte de ella. Pero así fue. Ellos no cambiaron su apariencia ni su deseo de marcar la diferencia, por el contrario, querían mostrar a un Jesús que los aceptaba tal cual eran, que los había perdonado y les había dado un propósito. Entonces empezaron a crearse diferentes comunidades cristianas, no templos, sino refugios, cafés, hogares de paso y lugares similares, donde llevaban a muchos jóvenes a ser restaurados y a recibir a Cristo. El Espíritu Santo comenzó a moverse tan fuerte y a transformar la vida de estos jóvenes de maneras tan sobrenaturales, que hizo que creciera cada vez más lo que se denominó en algún momento el Jesus Movement. Miles de jóvenes comenzaron a experimentar el toque del Espíritu Santo y le entregaron su vida para siempre. El impacto de esto transformó la iglesia, las denominaciones, la música, la predicación, el evangelismo... fue una revolución increíble. Y a pesar de que todo inició en Estados Unidos, la onda expansiva del Espíritu Santo también se sintió en nuestra tierra colombiana. Fue en esa época que también comenzó un avivamiento y un mover sobrenatural del Espíritu Santo en la iglesia en Colombia y al que le agradecemos lo que hoy en día somos.
Si lo analizamos desde cierta perspectiva, podría decirse que en la actualidad nos encontramos en un punto de la historia “similar” al de aquella época. La juventud y mucha gente en general busca propósito, sentido de la vida,  transformar el sistema o vivir alejado de él, no quieren acercarse a Dios, pero quieren vivencias espirituales  y sencillamente están yendo tras falsas promesas de cambio y de autorrealización, solo que al igual que en esos años, se están perdiendo y destruyendo, cayendo en la misma decadencia o tal vez peor. Casi podría decirse que tenemos frente a nosotros a una nueva generación de hippies ansiosos de nuevas experiencias, alejados de lo que hasta ahora han conocido y con un fuerte recelo de acercarse a Dios. Sin embargo, ¿por qué no pensar en que es la oportunidad perfecta para que inicie un nuevo Jesus Movement? ¿Por qué no pensar en que ha llegado nuevamente el tiempo del Espíritu Santo? ¿por qué no pensar que Sobredosis Pneumadelic será la puerta a una ruptura espiritual en los aires que va a traer la libertad para que el Espíritu Santo vuelva a levantar una ola de avivamiento, no sólo en Colombia sino en el mundo entero?
No sé tú, pero yo quiero hacer parte de esto nuevo a lo que Dios nos está llevando y ser de aquellos que escriben la historia. Que algún día se diga de nosotros que fuimos aquellos valientes que entendieron el mover del Espíritu Santo y que junto con muchos más, llenaron el mundo de la Presencia de Dios y de una transformación sobrenatural.

No importa tu edad, si eres muy joven o crees que estás muy viejo, te aseguro que, si estás viviendo en este tiempo y eres sensible a la voz de Dios, serás parte del cambio.
Todo comienza por un encuentro personal con Él, todo parte desde allí, así que te animo a que, si aún no te has decidido por vivir esta experiencia, lo hagas inmediatamente y no te pierdas de nada de lo que va a ocurrir este próximo 30, 31 de octubre y 1 de noviembre. Sobredosis Pneumadelic será una puerta que desatará un mover increíble del Espíritu Santo en estos tiempos. ¡Ven y escribe la historia con nosotros!

Mónica es la autora del blog Mony Writes.

No Comments